La boda de Isabel y Adrián

El final del verano es uno de los mejores momentos para celebrar bodas. El calor deja de apretar durante el día, y al anochecer ya no sobran las mangas largas.
La boda de Isabel y Adrián fue una celebración al completo, con todo lo que una boda puede tener; amigos, familia, una ceremonia emotiva, una fiesta que se alargó hasta el alba, ¡y caballos!

Cuando conocimos a Isabel y Adrián supimos que detrás de una pareja joven, había algo fuerte y firme, una relación madura. Como profesionales, nos miramos y dijimos “Esta boda va a ser brutal”.

Y así fue. Podéis verlo reflejado en las fotografías y vídeo que hicimos ese gran día.
¡Y no os perdáis las imágenes preciosas que obtuvimos en la sesión de postboda!

Los comentarios están cerrados.