La postboda de Isabel y Adrián

Tras lo intensa y grande que fue la boda de Isabel y Adrián, no podíamos esperar menos de una postboda tan esperada.
Como era de esperar, no faltaron los caballos, tan queridos por Isabel.
Tuvimos la suerte de contar con un día de temperaturas suaves, con una fina capa de nubes que nos dieron esa luz tan especial.
Un aplauso para Dante, el animal que nos ayudó a hacer de esta postboda un día único.

_MG_6529

Los comentarios están cerrados.